sábado, 14 de febrero de 2009

Un Dios en el subsuelo

La gente como yo es reacia a la fe, y siempre pensamos que estúpido es caer en las redes de estar religiones que te hacen creer cosas que a ciencia cierta, son imposibles.
Pero justamente la gente como nosotros somos los primeros en caer... desde que vine a Madrid me di cuenta de que todos adoramos a un mismo Dios, es el Dios del Tiempo. Y no digo esto por que toda la gente corretee por el metro con prisas y pisoteando al mas débil, lo digo por que sin darnos cuenta, adoramos y creemos totalmente a sus profetas, lo generadores de Fe.



Que hacemos todos cuando entramos en el anden y comprobamos que no esta lo que hemos venido a coger... le miramos a él, el generador de Fe... y el nos indica, con sus llamativas lucecillas y colores, cuanto falta para que podamos seguir nuestro camino a un destino no tan claro.

Como es posible que si al entrar en el anden, al ver ese mensaje de "próximo tren llegará en: 01 min." o "El tren está a punto de efectuar su entrada en la estación" nosotros pensemos: "¡Genial es nuestro día de suerte, ya van dos!. O todo lo contrario, que veamos que quedan mucho tiempo (véase que para un madrileño más de 5 minutos es mucho tiempo) soltemos todo tipo de improperios y falacias a quien sabe Dios.
Y es en ese momento cuando el generador de Fe, que marcaba 11 minutos cambia drásticamente y pasa a poner 2 minutos. Nuestros ojos se dilatan, los nervios se nos ponen a flor de piel y por supuesto, asomamos a ver si lo vemos llegar...

Bien, llegados a este punto, todos nos hemos dado cuenta de que esos marcadores no suelen ser exactos, y varían sus indicaciones según la cercanía del metro y la supuesta frecuencia del metro basada en la hora actual. Como es posible que a pesar de que sabemos que esa mierda de contador numérico no sirve para nada... lo seguimos mirando anonadados!!!, con nuestros ojos lagrimosos a causa de que nos acabamos de levantar y el contraste del frío mañanero de la calle con el calor del metro nos provoca lagrimones varios precedidos por largos bostezos...

Y todo esto que leches viene... bueno a parte de ser un razonamiento un poco estúpido, me ha servido para ver con otros ojos a esos cristianos cegados por su Fe, que gracias a estos pequeños detalles de la vida que se nos suelen escapar, harán que ahora respete un poco más sus costumbres.... pero no mucho más ¬_¬... que solo es un generador de Fe.

1 comentario:

Arien Ancalimë dijo...

Adoremos al dios de la verdad... el todopoderoso Raziel que cuida de abrir nuestros ojitos con lagrimillas mañaneras... :P